Portada del sitio > C. Otros departamentos > Formación y Evaluación > PROGRAMA DE DETECCIÓN DE ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES

PROGRAMA DE DETECCIÓN DE ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES

Martes 9 de octubre de 2012, por Departamento de FEIE

El alumnado de 1º de Primaria y 1º de ESO realizará un test para la detección de altas capacidades intelectuales.

La Consejería de Educación pone en marcha en septiembre el II Plan para detectar y estimular a este alumnado y dar respuesta a sus necesidades.

La Consejería de Educación realizará a partir del próximo mes de septiembre una prueba para detectar al alumnado andaluz con altas capacidades intelectuales. Se trata del test que se aplicará al alumnado de 1º de Primaria y 1º de Secundaria con el que se pone en marcha el II Plan de Altas Capacidades Intelectuales cuyo objetivo es detectar y estimular a este alumnado, dando respuesta a sus necesidades específicas de apoyo educativo.

La principal novedad del Plan es que amplía sus destinatarios más allá del perfil tradicional de alumnado con sobredotación intelectual, incluyendo también a los denominados talentos simples y talentos complejos. El objetivo es identificar con mayor precisión al alumnado con altas capacidades, proporcionando oportunidades para que puedan desarrollar plenamente su potencial. De este modo, desde el sistema educativo se proporciona una respuesta específica a este alumnado que garantice su progreso educativo y evite posibles situaciones de frustración e, incluso, fracaso escolar.

Un modelo flexible de horario lectivo semanal que podrá contemplar el seguimiento de determinadas materias en un nivel educativo superior, la participación en proyectos de enriquecimiento desarrollados en horario lectivo por profesorado interno o externo al centro o en proyectos de investigación promovidos por las universidades, son algunas de las medidas propuestas para atender a este alumnado.

La Consejería de Educación formará a los orientadores y orientadoras de los centros educativos para la aplicación del procedimiento de que comenzará con la distribución de un cuestionario inicial que cumplimentarán familias y tutores. A continuación, los alumnos y alumnas que respondan a determinados indicadores serán evaluados a través de cuestionarios específicos para identificar los perfiles de las altas capacidades: sobredotación, talento simple o talento complejo.

Extraído de la Consejería de Educación

En la actualidad no hay acuerdo entre la comunidad científica para ofrecer una definición única respecto a los diferentes conceptos que engloban las altas capacidades intelectuales. En este sentido, existen diversos términos relacionados con la posesión de capacidades intelectuales de un nivel superior que suponen conceptos y matices diferentes y los cuáles se definen a continuación.

  • Precocidad: Desarrollo temprano en una o varias áreas, pudiéndose confirmar o no las características que presenta una vez se consolide la maduración de su capacidad intelectual.
  • Talento, cuando la persona destaca de manera especial en un ámbito o ámbitos específicos, presentando una capacidad superior a la media en áreas como la artística, verbal, lógica, matemática, creativa, etc.
  • Sobredotación intelectual. J. Renzulli define la sobredotación intelectual por la posesión de tres conjuntos básicos de características íntimamente relacionadas y con igual énfasis en cada una de ellas:
    • Una capacidad intelectual superior a la media, en relación tanto a habilidades generales como específicas.
    • Un alto grado de dedicación a las tareas refiriéndose a perseverancia, resistencia, práctica dedicada, confianza en sí mismo, etc.
    • Altos niveles de creatividad, considerando la creatividad como capacidad de las personas para responder con fluidez, flexibilidad y originalidad.

Identificación y evaluación psicopedagógica

La identificación y evaluación del alumnado con altas capacidades se desarrolla a lo largo del siguiente proceso:

La familia o el profesorado detecta características que pueden indicar la existencia de altas capacidades en un hijo o hija/alumno o alumna.
Con motivo de ello, la persona titular de la Dirección del centro docente solicita al Equipo de Orientación Educativa (Educación Primaria) o al Departamento de Orientación (Educación Secundaria) que inicie el proceso de valoración del alumno o alumna para determinar las necesidades educativas que presenta y la respuesta más acorde a las mismas.
El orientador u orientadora analiza la información aportada por la familia y el profesorado e inicia el proceso de evaluación psicopedagógica en el que recogerá y analizará información sobre aspectos relacionados con el alumno o alumna (capacidad intelectual, desarrollo personal y social, creatividad, nivel de competencia curricular, etc. ), con el contexto escolar y con el contexto familiar. De este proceso se derivará un informe con las valoraciones y consecuencias que procedan.
Tanto la familia como el equipo docente son informados de las conclusiones extraídas tras la valoración realizada, las medidas educativas que se consideran necesarias y reciben las orientaciones que procedan para una adecuada atención desde el ámbito escolar y familiar.
El centro docente tomará las medidas oportunas para ofrecer la respuesta educativa requerida por el alumno o alumna.
Se realizará un seguimiento y valoración de las medidas adoptadas para, en su caso, valorar la continuidad y/o modificación de las mismas.


Necesidades educativas

Las necesidades educativas que puede presentar el alumnado de altas capacidades intelectuales no son homogéneas, sino particulares de cada alumno o alumna concreto, condicionadas por circunstancias muy diversas en relación a las capacidades personales que posee, el momento evolutivo en que se encuentra, el ambiente en que se desarrolla, etc. Aún así algunas de las necesidades educativas más comunes de este alumnado son:

  • Ambiente rico y estimulante en un entorno que estimule sus potencialidades.
  • Autonomía, independencia y autocontrol.
  • Sentimientos de pertenencia al grupo de amigos/amigas y de compañeros/compañeras.
  • Aceptación y confianza por parte de las personas que le rodean.
  • Enseñanza adaptada a sus necesidades y ritmo personal de aprendizaje.
  • Oferta curricular flexible que le permita profundizar en los contenidos.
  • Acceso a recursos educativos adicionales que complementen la oferta educativa ordinaria.
  • Flexibilización de su enseñanza en aspectos tales como horarios, actividades, recursos, materiales o agrupamientos.
  • Planificación y evaluación de su propio proceso de aprendizaje.


Escolarización

La escolarización del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo por altas capacidades intelectuales se rige por los principios de normalización, inclusión escolar y social, flexibilización, personalización de la enseñanza y coordinación interadministrativa. Esta escolarización ha de garantizar las condiciones más favorables para el mismo.

Este alumnado se escolariza en centros ordinarios donde se disponen los recursos y medidas educativas necesarias para responder a sus necesidades concretas. Además es posible la flexibilización de la duración de las etapas del sistema educativo con independencia de la edad del alumno o alumna y en función de unos criterios especificados en la normativa vigente.

Atención educativa

El sistema educativo puede adoptar medidas de carácter ordinario, extraordinario o excepcional para dar respuesta a las necesidades educativas presentadas por el alumnado de altas capacidades intelectuales.

  • Medidas de carácter ordinario. Suponen la adopción de estrategias de enseñanza-aprendizaje más adecuadas a las necesidades planteadas por el alumno o alumna: presentación de contenidos con diversos grados de dificultad, agrupamientos flexibles, adecuación de recursos didácticos, propuesta de variedad de actividades, etc.
  • Medidas de carácter extraordinario. Implican la adaptación del currículum llevando a cabo una ampliación y/o enriquecimiento del mismo para el alumno o alumna concreto.
  • Medidas de carácter excepcional. Suponen la flexibilización de las diversas etapas y enseñanzas con la reducción en la duración de las mismas. La excepcionalidad de esta medida requiere un riguroso proceso en el que se acredite fehacientemente que ésta es la mejor medida para adoptar con un alumno o alumna concreto y que supone un beneficio en el desarrollo de su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Formación del profesorado

La formación del profesorado es un elemento esencial para poder ofrecer una atención educativa adecuada al alumnado de altas capacidades intelectuales. Esto se lleva a cabo a través de las acciones formativas y/o de asesoramiento desarrolladas por:

  • Equipos Técnicos Provinciales para la Orientación Educativa y Profesional.
  • Centros de Profesorado.
  • Equipos de Orientación Educativa en los Colegios de Educación Infantil y Primaria.
  • Departamentos de Orientación de los Institutos de Educación Secundaria.
  • Otras instancias de la Administración Educativa (Delegaciones provinciales de Educación, Direcciones Generales de la Consejería de Educación, etc.).

Existen, además, convocatorias de la Administración Educativa que inciden en estos aspectos tales como la regulada por la orden de 20 de junio de 2007 por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para la elaboración de materiales curriculares y para el desarrollo de actividades de formación y de investigación educativa dirigidas al Profesorado de los Centros Docentes sostenidos con fondos públicos, a excepción de los Universitarios.

Extraído de AVERROES